Sika está comenzando a operar en una planta en Doha, Qatar, para la producción de aditivos para concreto. El país de la costa oriental de la península arábica es un mercado atractivo gracias a la inversión en infraestructura a gran escala y a una serie de mega proyectos, tanto en curso como previstos.

Tras el establecimiento de la filial nacional en 2012, Sika está ampliando su presencia en Qatar con sus propias instalaciones de producción, posicionándose así como un proveedor de tecnologías de productos de alto rendimiento que ahora se fabrican a nivel local y cerca de los clientes. Además de las líneas de producción para la fabricación de aditivos para concreto, la oficina principal y un almacén central estarán ubicados en el lugar.

Ivo Schädler, gerente regional de EMEA: "La optimización de nuestra cadena de suministro nos permitirá desempeñar un papel aún mayor en los grandes proyectos de construcción en Qatar. Tener nuestras propias capacidades de producción disponibles localmente nos permite reducir los costos de transporte y mejorar la proximidad a los clientes".

PROYECTOS DE INFRAESTRUCTURA EMPUJAN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN

Además de invertir en estadios e infraestructura relacionado al Mundial de Fútbol del 2022, Qatar está ampliando sus infraestructuras de transporte y energía con carreteras, puertos, ferrocarriles y centrales eléctricas. Un proyecto importante es el metro de Doha, un sistema de transporte rápido que conecta la capital con sus suburbios. El sector del gas también está atrayendo grandes inversiones. Se prevé un crecimiento medio anual de más del 9% para la industria de la construcción de Qatar hasta 2023.