Lima, la que alguna vez fue llamada “ciudad jardín”, ahora sufre graves problemas medioambientales. Sin embargo, empiezan a aparecer los “techos verdes”, iniciativa cuya idea es cubrir azoteas con césped, árboles y otras plantas. En Sika, encontraremos las herramientas para que esta saludable iniciativa se haga realidad.

Desde lo alto de una ciudad se produce un cambio de perspectiva. Todo se ve pequeño, más alejado, el movimiento de carros y personas es más remoto. Imaginen observar todo esto rodeado de plantas, árboles y frutales. Ahora es posible gracias a los techos verdes.

Origen de la Iniciativa

Esta iniciativa, que tiene origen en Suiza, se expandió rápidamente por toda Europa. Luego ganó espacio en territorio americano. En Chicago, por ejemplo, la alcaldía colocó en su techo esta propuesta. Gracias a ello ahorra 25 mil dólares al año en costos de energía.

¿Y cómo se produce el ahorro? Instalar estos jardines trae consigo mejoras en la temperatura del edificio y un menor consumo energético. Las áreas verdes permiten que se utilice menos aire acondicionado y optimiza el drenaje de todo el inmueble. Es más, existe la certificación internacional LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), que acredita a toda la estructura como un “edificio sostenible” y que contribuye al cuidado ambiental de la ciudad.

Techos Verdes en Latinoamérica

En Latinoamérica existe también un avance de esta tendencia. Una institución gubernamental mexicana ha cubierto su tejado con esta iniciativa ecológica. Más de 5 mil metros cuadrados de arbustos y vegetación arriba de cientos de oficinas. En Argentina y Colombia también se observa un progresivo avance de esta iniciativa. Sika ha implementado techos verdes en clubs residenciales como el Aquaparque; Yerbabuena, en pleno corazón de Bogotá.

Especificaciones sobre Techos Verdes

Las características de esta azotea verde varían dependiendo al tipo de cubierta. Pueden ser extensivas o intensivas. En la primera, el crecimiento del césped es menor a quince centímetros; por lo que solo plantas y vegetaciones pequeñas pueden ser plantadas en él. El peso que puede soportar esta superficie oscila entre 58 a 170 kilogramos. Al hablar de cubiertas intensivas, la altura sobrepasa esta medida, así se vuelve factible plantar árboles de mayor envergadura. De 240 y 960 kilogramos es el rango de peso que puede soportar este terreno.

Además del peso y tamaño del césped, hay otras especificaciones con respecto a los techos verdes. Una placa de soporte preparada para recibir la cubierta es fundamental, así como una capa impermeable que impida el paso del agua hacia el interior de la edificación. Aquí, la tecnología de los productos SIKA resulta la mejor opción. Su sistema “Green Roof System” soporta ambientes húmedos y la penetración de raíces en el suelo. Compuesto de una membrana de PVC, el adhesivo usado para unir el impermeable es muy resistente a la presión de agua; esto impide cualquier filtración.

Techos Verdes en el Perú

En Perú, ya comienzan a manifestarse medidas a favor de esta propuesta. La comuna de San Miguel ofrece una reducción en los arbitrios de hasta 20% a los inmuebles que cumplan con esta medida. Varios edificios en Miraflores ya han comenzado a optar por esta verde iniciativa. Este es solo el inicio de una nueva tendencia. Más distritos se sumarán a los beneficios en pro de una ciudad más sostenible y saludable. Y quizás Lima vuelva a ser llamada la “ciudad jardín”.